jueves, 19 de marzo de 2020

San José, Día del Seminario.

La solemnidad de san José es para la Iglesia en España la ocasión apropiada para ayudar a todo el Pueblo de Dios a tomar conciencia de la importancia del Seminario Diocesano, casa y corazón de la diócesis, donde germinan las semillas de las vocaciones al sacerdocio ministerial. Desde hace bastantes años estamos llevando a cabo estas jornadas de la Campaña del Seminario en un contexto de honda preocupación por el descenso de candidatos al sacerdocio. Ya decía san Juan Pablo II que «la falta de vocaciones es ciertamente la tristeza de cada Iglesia», y esta era la razón por la cual «la pastoral vocacional exige ser acogida, sobre todo hoy, con nuevo, vigoroso y más decidido compromiso por parte de todos los miembros de la Iglesia» (PDV, n. 34). Los Obispos españoles, por su parte, ofrecieron una carta pastoral sobre esta temática y lejos de quedarnos en una inútil tristeza, nos decían que «es la hora de la fe, la hora de la confianza en el Señor que nos envía mar adentro a seguir echando las redes en la tarea ineludible de la pastoral vocacional». La Iglesia en España está empeñada con gozo en la tarea de la evangelización, en sintonía con las insistentes llamadas a vivir un tiempo de «conversión pastoral misionera» del Papa Francisco, en continuidad con el Concilio Vaticano II, y los papas que han pastoreado a la Iglesia universal. Todo ello nos lleva a concluir que la campaña vocacional hemos de vivirla en un contexto de evangelización y de propuesta gozosa de la vida del Evangelio, aunque este año con la oración por las vocaciones por la pandemia del coronavirus que nos ha obligado a posponer la campaña. El lema elegido para esta campaña, «Pastores misioneros», intenta recoger, sin agotarla, la identidad del sacerdocio ministerial. Los sacerdotes, en cuanto que participan del sacerdocio de Cristo Cabeza, Pastor, Esposo y Siervo (PDV, n. 15), son llamados en verdad «pastores de la Iglesia»; y en cuanto enviados por Cristo, con los Apóstoles (Mt 28, 19ss), son esencialmente misioneros dentro de la Iglesia. 

      San Juan Pablo II, en el capítulo dedicado a la pastoral vocacional en la exhortación PDV, comienza citando el primer encuentro de Jesús con los primeros discípulos en el evangelio de san Juan (Jn 1, 35-42), y dice que «la Iglesia encuentra en este Evangelio de la vocación el modelo, la fuerza y el impulso de su pastoral vocacional, o sea, de su misión destinada a cuidar el nacimiento, el discernimiento y el acompañamiento de las vocaciones, en especial de las vocaciones al sacerdocio» (PDV, n. 54). Los pastores son, ante todo, discípulos de Jesús, que le buscan, le siguen y permanecen con Él. San Agustín, en su famoso sermón sobre los pastores, afirma con gran belleza: el pastor es también un cristiano, miembro del rebaño que Jesús ha congregado en torno a sí mismo. Nunca deja de ser discípulo aquel que fue llamado a ser pastor. Así lo podemos ver con claridad cuando Jesús pide confesar a Pedro tres veces su amor por Él y después le da la misión, «pastorea  a mis ovejas» (Jn 21, 15-17) y concluye con la llamada propia del discípulo: «dicho esto, añadió: sígueme» (Jn 21, 19). Todos tenemos que colaborar con el Señor en el surgimiento de nuevas vocaciones sacerdotales, lo primero y principal que hemos de hacer es que haya comunidades cristianas capaces de suscitar ese encuentro con Cristo que entusiasme, enamore y provoque. Así lo decía el papa Francisco: «En muchos lugares escasean las vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada. Frecuentemente esto se debe a la ausencia en las comunidades de un fervor apostólico contagioso, lo cual no entusiasma ni suscita atractivo. Donde hay vida, fervor, ganas de llevar a Cristo a los demás, surgen vocaciones genuinas».

martes, 17 de marzo de 2020

Aplazada la Campaña del Día del Seminario.

Ante la pandemia del coronavirus que sufre nuestro País, la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios ha decidido aplazar la celebración de el Día del Seminario al domingo 3 de mayo de 2020, 4º Domingo de Pascua, celebración del Buen Pastor. Precisamente el lema de este año es «Pastores misioneros». Esta jornada se celebra habitualmente el 19 de marzo, solemnidad de San José. En las comunidades autónomas en las que no es festivo, el domingo más cercano, en este caso estaba previsto el domingo 22. 
El lema elegido para esta campaña intenta recoger, sin agotarla, la identidad del sacerdocio ministerial. Los sacerdotes, en cuanto que participan del sacerdocio de Cristo Cabeza, Pastor, Esposo y Siervo (PDV, n. 15), son llamados en verdad «pastores de la Iglesia»; y en cuanto enviados por Cristo, con los Apóstoles (Mt 28, 19ss), son esencialmente misioneros dentro de una Iglesia toda ella misionera. Ante este problema, la mejor Campaña será la oración del pueblo de Dios por nuestro Seminario, sus seminaristas y formadores.

miércoles, 26 de febrero de 2020

"Conversión Permanente". Carta Pastoral del Obispo con motivo de la Cuaresma.


         Queridos hermanos y hermanas:

       En nuestra sociedad se habla frecuentemente de formación permanente. Los profesionales se reúnen a menudo para hacer cursos que les permitan ofrecer sus servicios a la sociedad con mayor competencia, afrontando los retos que se les presentan y adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades que les permitan “seguir al día”. De manera semejante, cada año la Cuaresma nos invita a “ponernos al día” en nuestra vida cristiana, en lo que podemos llamar conversión permanente. El Señor inició su predicación con la expresión: “Convertíos y creed en el Evangelio” (Mc 1, 15). Estas palabras las escucharemos el miércoles de Ceniza, aplicadas a cada uno de nosotros: conviértete. Sí, necesitamos constantemente esa exhortación porque nunca estaremos convertidos del todo. Hay aspectos de nuestra vida que necesitan ser revisados, purificados, renovados. Siempre necesitamos volver a Dios, cambiar de rumbo, darle la cara y no la espalda, porque de manera casi imperceptible nuestra mentalidad se deja seducir por comportamientos que nos alejan del Evangelio. Necesitamos, pues, esa conversión permanente.

Con frecuencia, al inicio de la Cuaresma hacemos el propósito de ser mejores personas cambiando nuestros comportamientos negativos. Esto está bien, pero necesitamos ir más al fondo de la cuestión. Y es que no es suficiente conformarse con el cumplimiento de las normas sin cuestionarnos cómo está nuestra relación con Dios. La auténtica conversión nos sitúa ante la bondad y la misericordia de Dios, nuestro Padre. Necesitamos restablecer nuestra relación paterno-filial, reconociendo que Dios nos ha amado primero (Cf. I Jn 4, 19), hasta el punto de entregarnos a su Hijo Jesucristo, muerto y resucitado por nosotros. Si tomamos conciencia de este amor tan grande y entrañable -“Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles” (Sal 103, 13)- entonces sentiremos la necesidad de corresponder a su amor, con amor de hijos que buscan agradar a Dios en todo, sin quedarse en el cumplimiento frío y superficial de sus mandatos.

La relación filial con Dios Padre nos abrirá los ojos ante nuestros semejantes para reconocerlos como hermanos y restablecer con ellos unas relaciones más auténticas que nos lleven al perdón, a la misericordia y a la ayuda mutua. Con esta perspectiva adquirirán todo su sentido las prácticas cuaresmales que la Iglesia nos propone: la oración, la limosna y el ayuno. La oración nos ayudará a encontrarnos con Dios para gustar y ver qué bueno es el Señor (Cf. Sal 34, 9). La limosna abrirá nuestro corazón de hermano para compartir nuestros bienes con aquellos que más lo necesitan. El ayuno nos permitirá renunciar a nuestros apegos y egoísmos que nos restan tiempo para Dios y generosidad con los más vulnerables. Estas tres prácticas están interrelacionadas y estarán llenas de autenticidad si las vivimos desde su más profundo sentido. Aprovechemos, queridos hermanos, este tiempo de Cuaresma y no nos detengamos en este camino de conversión que nos ayuda a identificarnos más con Jesús, nuestro Maestro, para ser discípulos cada día más fieles.

Finalmente, os invito a no vivir este tiempo en solitario: la hucha del gesto cuaresmal nos ayudará a vivirlo en familia; en la parroquia, aprovechándonos de las celebraciones penitenciales para hacer una buena confesión, de las charlas, los encuentros, los retiros, los ejercicios piadosos que se nos ofrecen; en nuestras hermandades, viviendo con sinceridad los cultos preparatorios, sin quedarnos en lo externo, sino mirándonos en el espejo de Jesucristo sufriente y de su Santísima Madre, la Virgen fiel; y también en los proyectos diocesanos, como los jueves cuaresmales de oración para jóvenes u otros encuentros que se ofrecerán en las distintas parroquias de todos los arciprestazgos. Cuando nos unimos y aunamos esfuerzos podemos comprobar, gracias a Dios, resultados preciosos, como la Casa Santa María de los Milagros, el Hogar Oasis, la Casa de la Buena Madre, el Refugio de San Sebastián y otros proyectos de solidaridad con los últimos sostenidos por muchos, a quienes agradezco su generosidad.

La Virgen María, sea cual sea la advocación con la que la invoquemos, va a estar muy presente en nuestro camino cuaresmal. Con Ella, sigamos a Cristo hasta la Cruz, para compartir el Don del Espíritu Santo, fruto del Misterio Pascual de Jesucristo, nuestro Señor.

Con todo afecto os bendigo.

+ José Vilaplana Blasco
   Obispo de Huelva

Huelva, 12 de febrero de 2020.
Fiesta de la Dedicación de la Santa Iglesia Catedral de Huelva.

sábado, 15 de febrero de 2020

Peregrinación Jubilar a Almonte.


El pasado 7 de Febrero el Seminario Diocesano de Huelva, junto con nuestro Obispo, peregrinamos a la Parroquia de la Asunción de Almonte para ganar el Jubileo con motivo de la estancia de la Virgen del Rocío en dicho templo y en conmemoración del centenario de su Coronación Canónica. Partimos desde el Chaparral en peregrinación, acompañados por un nutrido grupo de jóvenes almonteños y alumnos de nuestro Colegio Diocesano, hacia la Parroquia donde se encuentra la Virgen desde el pasado mes de agosto. Comenzamos la celebración con el rezo del Santo Rosario a los pies de la Virgen para continuar con la Santa Misa presidida por nuestro Obispo, D. José Vilaplana Blasco, y concelebrada por nuestro Rector, nuestro Padre Espiritual y el Vicario Parroquial de Almonte. En la homilía el Obispo nos animaba a “ser como María, dispuesta siempre y por entero a la voluntad del Padre” y nos invitaba en este tiempo jubilar a “vivir la misericordia en las cosas pequeñas y cotidianas, aprovechando este tiempo propicio que la Iglesia nos regala”. Agradecemos a la Parroquia de Almonte, Sacerdotes, Catequistas y Hermandad Matriz la acogida y ayuda que nos brindaron. Ante la Virgen rezamos por nuestro Seminario y por nuestra Diócesis, para que el Señor siga enviando muchas y santas vocaciones para nuestra Iglesia de Huelva.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Encuentro de Seminarios Mayores del Sur de España en Jaén.


 El pasado fin de semana cuatro seminaristas, acompañados por el Director Espiritual, participaban en Jaén del Encuentro de Seminarios Mayores del Sur de España. Este encuentro anual se realiza con la intención de crear lazos de fraternidad entre aquellos que realizan su formación de cara a la vida sacerdotal. En este encuentro participan los Seminarios Diocesanos y de Redemptoris Mater de las provincias eclesiásticas de Sevilla y Granada. En esta ocasión nos acogía el Seminario de la Inmaculada Concepción y San Eufrasio de Jaén, donde llegábamos en la tarde del viernes y éramos recibidos por sus seminaristas. Tras la acogida comenzábamos con el rezo de Vísperas en la Capilla Mayor del Seminario, que fueron dirigidos por el Seminario de Almería. Tras la cena en el Seminario realizamos una visita al Castillo de Santa Catalina de la ciudad jienenses desde el que se puede contemplar toda la ciudad. 

Comenzamos el sábado con la oración de Laudes que fueron dirigidos por el Seminario de Sevilla, tras esto partíamos hasta Baeza para realizar los actos que marcarían esta jornada entorno a San Juan de Ávila. La Diócesis de Jaén esta celebrando un Año Jubilar Avilista con motivo del 450 aniversario de la muerte del Santo, el 125 aniversario de su beatificación y el 50 aniversario de su canonización. En primer lugar, se expuso el Santísimo en la Capilla de la Universidad, tras esto el Director Espiritual del Seminario de Jaén, D. Raúl Contreras, dirigió una meditación sobre "las máximas con las que el santo patrón exhortaba a los sacerdotes y candidatos al sacerdocio". La llegada del Obispo Mons. D. Amadeo Rodríguez Magro marco el inicio de la Procesión en la que Seminaristas y Formadores partíamos revestidos hacia la Catedral de Baeza acompañando a la Reliquia de San Juan de Ávila para cruzar la Puerta Santa. Una vez allí comenzamos la Santa Misa presidida por el citado prelado y concelebrada por los formadores de los Seminarios. En la homilía, nos exhortaba a “ser pastores santos, a ejemplo de nuestro padre Juan de Ávila, para que la gente vea en nosotros sacerdotes entregados solo a Dios”.

Tras el almuerzo comenzamos una visita guiada por la ciudad, recorriendo los lugares avilístas mas significativos para dar paso al rezo de Vísperas en la Iglesia románica de la Santa Cruz. El paraninfo de la Universidad acogió la Conferencia del Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas, centrada en la fundación de la Universidad y en los desvelos del Santo por la formación del Clero. El domingo lo comenzamos en la Santa Iglesia Catedral de la Asunción de Jaén, con la celebración de la Santa Misa con Laudes presidida por el Vicario General quien, terminada la Santa Misa, nos impartía la bendición con la Reliquia del Santo Rostro que se conserva en la Catedral. Nuestra estancia en la Catedral la concluíamos con una visita guiada por el mismo sacerdote, quien nos explico los detalles de esta joya del Renacimiento. A continuación, visitamos a la Virgen de la Capilla, patrona de Jaén. El final del encuentro lo marco el Almuerzo en el Seminario, tras esto nos despedíamos de nuestros compañeros seminaristas y partíamos hacia Huelva. Agradecemos a los organizadores de esta edición su acogida y su buen hacer en el desarrollo del encuentro. Son días de encuentro con los compañeros y de encuentro con el Señor, que guía nuestra vida y es el artífice de nuestra vocación, por ello ponemos ya nuestra mirada en el próximo Encuentro que se celebrara el próximo curso, Dios mediante, en el Seminario Diocesano de Sevilla.


miércoles, 13 de noviembre de 2019

San Leandro, Patrón de la Diócesis de Huelva. Breve Historia.

San Leandro de Sevilla (Cartagena, c. 534 – Sevilla, 13 de marzo de 596) nació en una notable familia hispanorromana. Su padre, Severino, era hispanorromano, y su madre, Teodora, era, supuestamente, visigoda, incluso se ha dicho que fuera hija de Teodorico, rey de los Ostrogodos. Fue hermano de San Isidoro.

Fue arzobispo de Sevilla desde el año 578 hasta el año 600, en el que es sustituido por su hermano menor San Isidoro de Sevilla, y está considerado como uno de los grandes impulsores del catolicismo en la España visigoda de su tiempo. Con la invasión bizantina de su tierra levantina en el año 554, la familia se marchó a Sevilla, ciudad donde Leandro completó su formación, quizás motivada por la conversión de su madre a la religión católica. Al morir sus padres Leandro se queda al cuidado de sus hermanos menores, ingresando años más tarde en un convento. Fue nombrado obispo de Sevilla en el año 578 e influyó activamente en la rebelión del joven Hermenegildo contra su padre, el rey Leovigildo, siendo quizás quien le asesorara para su conversión al catolicismo. Leandro vivió tres años en Constantinopla, mandado por el propio Hermenegildo para obtener ayudas para su causa; allí mantuvo estrecha relación con san Gregorio Magno y llegó a escribir su Expositio in Librum Job.

De vuelta a Sevilla sufrió la persecución de Leovigildo, siendo de nuevo desterrado por unos años; un tiempo en el que escribió diversas obras contrarias al arrianismo. Cuando de nuevo regresó a tierras hispalenses llegó a instruir a Recaredo, hijo de Leovigildo, en la religión católica. La conversión de Recaredo y posteriormente la de todo el pueblo visigodo en el año 586, fue celebrada tres años más tarde por el obispo Leandro con la convención del III Concilio de Toledo. Considerado uno de los Padres de la Iglesia y fundador de la escuela teológica de Sevilla, tuvo especial interés en la enseñanza oral y escrita del catolicismo y en la formación de los religiosos. Principalmente, San Leandro es reconocido porque fue el que consiguió que se convirtieran al catolicismo las tribus visigodas que invadieron la península y que su rey Recaredo I se transformara en fervoroso creyente. Ahí queda como testimonio también su famosa homilía en honor de la Iglesia, al final del III Concilio de Toledo al que, como decíamos, asistió Basilio como obispo de Elepla según consta en las firmas de las actas. Comienza esta homilía diciendo: “Regocíjate y alegrate, Iglesia de Dios, gózate porque formas un solo cuerpo para Cristo. Ármate de fortaleza y llénate de júbilo. Tus aflicciones se han convertido en gozo. Tu traje de tristeza se cambiará por el de la alegría…” Un mensaje cargado de actualidad para nuestra Iglesia de hoy.

En la época floreciente de la Iglesia hispanovisigótica,  se encuentra establecido un episcopado en la sede de Elepla (Niebla) al menos desde el año 466 donde es conocido su primer obispo, Vincomalos (424-509), que ocupó la sede de Niebla en el 466. Posteriormente otro obispo para la historia fue Basilio (obispo hacia 585-590), que firmó las actas del III Concilio de Toledo y del Sínodo de la Bética en 590. Aunque no se ha podido reconstruir cuáles fueron los límites geográficos de la Diócesis iliplense, se piensa que ocupó la mayor parte de lo que es la actual Diócesis de Huelva. Y es en estos someros datos donde podemos encontrar los orígenes cristianos en nuestras tierras, siempre vinculada a la metropolitana sede hispalense. Por ello, cuando el 22 de octubre de 1953 a través de la Bula Pontificia “Laetamur Vehementer” es fundada la Diócesis de Huelva, segregada de la de Sevilla, se piensa en San Leandro como Patrón, aquel insigne Obispo de Sevilla que tanto protagonismo tuvo en la Iglesia de la Península Ibérica y, por ende, en la vecina diócesis Iliplense en su época de mayor consolidación.

Fuente: Diócesis de Huelva.

lunes, 11 de noviembre de 2019

"Nuestra Iglesia" Memoria de la Iglesia Diocesana de Huelva en 2018.

El Día de la Iglesia Diocesana es una jornada que afianza el sentido de pertenencia eclesial, tal y como recuerda en su carta con motivo de esta jornada nuestro obispo, José Vilaplana: “acabamos de concluir el Plan Diocesano de Evangelización que, durante los últimos cuatro años, ha marcado los pasos de nuestra Iglesia diocesana, fortaleciendo el sentido de pertenencia y alentando a la tarea evangelizadora, que traspasa las paredes del templo”. En esta línea, añade que “la formación, la iniciación cristiana o la caridad son experiencias que, sin duda, ayudan a estrechar lazos entre las familias que conforman nuestra gran familia diocesana”.

Con ocasión de este día, el Departamento de Sostenimiento de la Iglesia de nuestra Diócesis da a conocer los datos del ámbito económico, así como aquellos que aluden a la fe: transmisión, celebración y testimonio. Entre ellos, destacan las 41.104 personas atendidas por los 115 recursos sociales de la Iglesia en Huelva (sobre todo, en Cáritas, que registra, asimismo, 800 voluntarios). Junto a estas, las personas atendidas en centros para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad fueron 1.116. Además, la Iglesia de Huelva acompañó 7 proyectos de cooperación en el mundo mediante organizaciones como Manos Unidas. En el terreno económico, la Diócesis de Huelva registró en 2018 unos ingresos de 5.704.104 euros, mientras que los gastos alcanzaron los 5.511.111 euros, siendo la aportación directa de los fieles (55,73%) la principal fuente de ingreso, seguida de la asignación tributaria (35%) y otros ingresos (9,27%). Por otro lado, la retribución del clero (32,54%), las acciones pastorales y asistenciales (23,86%), las obras y conservación de inmuebles (23,13%) y las actividades caritativas (13,02%) supusieron el grueso del gasto, además de suministros (5,63%) y el pago de préstamos (1,82%).

Para llevar a cabo su labor pastoral, la Iglesia en Huelva no solo se vale de recursos económicos. De la Memoria de Actividades de 2018 se desprende que la Diócesis de Huelva cuenta con 130 sacerdotes, 260 religiosos y religiosas, 49 misioneros y 9 familias en misión, 17 diáconos permanentes, 13 seminaristas, 1.570 catequistas y 3.459 voluntarios y agentes, que desarrollan su labor en 173 parroquias y otros 36 centros pastorales. Además, el pasado año se celebraron 3.528 bautizos, 4.539 comuniones, 4.359 confirmaciones y 823 matrimonios. En cuanto a la labor educativa y cultural, la Iglesia en Huelva cuenta con 49 centros, que atienden a 8.455 alumnos; 42 bienes inmuebles de interés cultural y ha desarrollado 22 proyectos de construcción, conservación y rehabilitación.

Estas son las cifras de un año en el que todas las miradas se dirigen a los jóvenes, “el ahora de Dios”, tal y como define el Papa Francisco. “Ellos son el presente y el futuro de la Iglesia y, para que así sea, debemos implicarnos todos, porque la alegría plena de la familia llega cuando completa se reúne en casa para celebrar”, señala D. José Vilaplana. Este Día de la Iglesia Diocesana también se pide colaboración con la parroquia de múltiples maneras, dedicando tiempo, compartiendo las cualidades, con la oración y con la colaboración económica.

Para más Información consulta la Memoria "Nuestra Iglesia" de 2018, en este enlace:http://www.diocesisdehuelva.es/wp-content/uploads/2019/11/Iglesia_Diocesana_Huelva_2019.pdf

Fuente: Diócesis de Huelva.